Centrarse en ESG en Sudamérica, una región con múltiples recursos


Con el 6% de la población mundial en el 12% de su superficie, América del Sur es un continente con características propias, que aspira a desempeñar un papel importante en la economía del siglo XXI. Sin embargo, esta afirmación tan evidente oculta disparidades considerables: inmensidad del espacio, diversidad de climas, alternancia de sistemas políticos, todo lo cual hace de éste un territorio complejo. El reto energético es enorme, y el cambio climático es especialmente perceptible en LATAM. Sin embargo, el continente lo tiene todo para desempeñar un papel importante en el sector de las energías renovables, y alberga a los países más limpios en lo que a electricidad se refiere: el 60% de la generación eléctrica de la región es renovable (el doble que la media mundial). En Brasil, Argentina, México y Chile, los rendimientos de la energía solar y eólica están entre los mejores, y el continente exporta biocombustibles. Sin embargo, los países productores de petróleo y gas dependen en gran medida de los ingresos generados por la exportación del oro negro. ¿Cómo se prepara Sudamérica para afrontar el reto de la transición energética? Echamos un vistazo a la situación hasta la fecha, a medio camino entre la dependencia de los combustibles fósiles y los avances concretos en energías renovables.

 

Mathieu Quenechdu,

Analista ESG en IVO Capital Partners

La visión a largo plazo de IVO Capital Partners sobre el sector energético de LATAM 

  • Una zona extremadamente rica en recursos naturales: fuentes de energía tanto fósiles como renovables. 
  • Políticas proactivas que definan los sectores verdes necesarios para alinearse con los Acuerdos de París 
  • Diversificación estratégica de los operadores de petróleo y gas 
  • Un sector, el de las energías renovables, en el que los costes de explotación (OPEX) son muy bajos

Producción y consumo de combustibles fósiles - LATAM 

Sudamérica alberga el 15% de los recursos mundiales de petróleo y gas. Estos combustibles fósiles desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de Brasil y México en particular, en un momento en que la demanda mundial sigue siendo fuerte. Además de exportar materias primas, los países de LATAM consumen parte de su producción, principalmente para el transporte y la industria. 

Los 4 principales países productores de petróleo -Brasil, Colombia, México y Argentina- tienen cada uno un importante actor público en el sector petrolero. Mientras que tres de estos países han mostrado una voluntad común de mejorar sus emisiones derivadas de la producción de estos combustibles fósiles, las cosas son más complejas en México, donde la empresa estatal Pemex tiene el mayor nivel de endeudamiento del sector petrolero y no ha sido capaz de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), debido principalmente a la falta de inversión en sus infraestructuras de explotación. En Brasil, Petrobras lidera la explotación de sus recursos, principalmente en alta mar. Petrobras ha conseguido reducir sus emisiones un 23% en un año, y sigue siendo la empresa menos contaminante por barril de América Latina. También es el caso de la empresa nacional YPF en Argentina, cuyos esfuerzos para reducir las emisiones han resultado significativos, con una disminución del 28% de los gases de efecto invernadero en 1 año, y una reducción significativa de la intensidad de carbono por barril producido. En Colombia, Ecopetrol redujo sus emisiones un 2% en 1 año. Además de sus esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, estas empresas también están comprometidas con la diversificación energética. Petrobras invierte 11.500 millones de dólares al año en capex en descarbonización y energías bajas en carbono, así como en I+D. La empresa financia proyectos de turbinas eólicas marinas, así como proyectos de hidrógeno y captura de carbono. Ecopetrol participa en la construcción de centrales verdes de hidrógeno y prevé invertir unos 2.700 millones de dólares en 2024 en apoyo de la transición energética. YPF financia inversiones en energía eólica, cuyo desarrollo es una alternativa importante para Argentina.

La tendencia hacia una proporción creciente de energías renovables está en marcha, e incluye a las empresas estatales en este reto.

Recursos energéticos renovables de la región

Sudamérica está formada por una gran variedad de zonas, la mayoría de las cuales se benefician de recursos hídricos, una creciente insolación y fuertes vientos. La electricidad procede tradicionalmente de la hidroelectricidad (la fuente dominante, con un 45% del suministro eléctrico de la región), el carbón y el gas. El biocombustible, especialidad brasileña, suple parte de las necesidades del transporte por carretera. En el norte de Brasil existe un potencial considerable de energía solar y una buena ubicación para proyectos de energía eólica, gracias a los vientos alisios permanentes. Colombia no se queda atrás: su situación en la zona ecuatorial y la diversidad de sus condiciones climáticas son bazas para reforzar la diversificación energética del país.

Aunque las energías renovables ya representan 1/3 del mix energético de Sudamérica, los países de LATAM aún tienen un inmenso potencial para renovar su producción energética, y las inversiones en este ámbito son tanto más atractivas cuanto que los países de LATAM ofrecen contratos a largo plazo (conocidos como PPA), que proporcionan a los inversores ingresos durante largos periodos. En general, los países LATAM trabajan en la misma dirección, con un objetivo claro: mitigar el cambio climático. La consecución de este objetivo se basa en aumentar la cantidad de energía producida a partir de fuentes renovables y mejorar la eficiencia energética en las industrias de altas emisiones. Los objetivos anunciados son ambiciosos para un país en desarrollo: Brasil aspira a una reducción del 53% de los gases de efecto invernadero para 2030 (desde 2005), y a la neutralidad de carbono para 2050, al igual que Colombia. Alcanzar estos objetivos exigirá una inversión colosal, del orden de 150.000 millones de dólares.

Por último, el subsuelo sudamericano rebosa de metales raros esenciales para las llamadas tecnologías verdes: el 50% de las reservas mundiales de litio y el 40% de las de cobre se encuentran en el continente.  

¿Qué inversiones concretas están ya en marcha?

La desregulación de los fenómenos de El Niño y La Niña está teniendo consecuencias dramáticas en América Central y del Sur. Las inundaciones en Perú y Ecuador, las sequías en Colombia y la desecación de la selva amazónica son sólo algunas de las formas en que la alteración del clima se está haciendo sentir, y son prueba del aumento del riesgo físico en la región. La mayoría de las recientes elecciones en LATAM (con la excepción de Argentina) han sido celebradas por partidos de izquierda, que apoyan proyectos sociales acordes con un desarrollo más sostenible.

Las petroleras estatales lo han entendido: Petrobras y Ecopetrol están invirtiendo parte de sus beneficios en energías renovables. En Brasil, Prumo está desarrollando energía eólica marina para abastecer Porto de Açu, el mayor complejo portuario industrial de Sudamérica. Este centro clave es vital tanto para las exportaciones brasileñas como para la actividad que genera en el norte del estado de Río. También empiezan a surgir empresas especializadas: la empresa guatemalteca CMI invierte en energía hidroeléctrica, eólica y solar, y CMI ofrece bonos verdes* para financiar el desarrollo de estas actividades.

Sin embargo, Sudamérica sigue enfrentándose al problema de la deforestación y sus estragos. La producción de energía no está exenta de perjuicios, aunque la deforestación se haya reducido a la mitad de aquí a 2023 gracias a los esfuerzos conjuntos de las autoridades brasileñas y los agentes privados. Se han creado iniciativas como el Fondo Amazonia para preservar la selva amazónica y desarrollar esta región pobre, donde viven 28 millones de personas. Otros proyectos de reforestación implican a empresas privadas: la empresa Suzano, especializada en pasta de papel, está llevando a cabo un enorme proyecto de reforestación que abarca 4 millones de hectáreas (una superficie del tamaño de Suiza) en colaboración con otras empresas, como Vale. Son muchos los beneficios para la Amazonia y otras partes del continente, y esto contribuye de facto a la protección de especies animales y vegetales. La inclusión de criterios ESG está ejerciendo una presión positiva en el sector energético; está permitiendo distinguir, por un lado, entre los actores comprometidos con un enfoque global responsable y, por otro, los proyectos con un impacto medioambiental más medido (reducción significativa de los gases de efecto invernadero). Por otra parte, las acciones judiciales contra los grandes grupos por daños medioambientales van en aumento, lo que va a la par con el crecimiento de los fondos de litigios.

La transición energética requiere grandes inversiones, y esto es una oportunidad para los fondos sostenibles. Las inversiones en esta área en LATAM se han triplicado desde 2019, y las necesidades de capital son sustanciales. En 2023, las taxonomías* puestas en marcha, inspiradas en el modelo europeo, permitieron definir las actividades económicas consideradas sostenibles y destacaron los sectores necesarios para la transición energética. Nuestro fondo IVO Short Duration SRI mantiene bonos verdes (11,5% de la cartera a 17/03/2024), en particular los emitidos por CMI, y estamos muy atentos a las futuras emisiones, algunas de las cuales ofrecerán oportunidades interesantes para nuestros inversores al combinar la rentabilidad financiera con el impacto medioambiental. 

*Taxonomía = conjunto de criterios utilizados para evaluar la contribución medioambiental de las actividades económicas.

*Obligaciones verdes = son obligaciones ofrecidas en el mercado financiero, dedicadas al sector sostenible y cuyo destino está perfectamente predefinido y no es modificable.

Las fuentes de las cifras y gráficos utilizados en este documento son la Agencia Internacional de la Energía (www.iea.com), BTG Pactual, el sitio web worlddata.com y esgnews.com.


Leer comentarios (0)

Artículos similares


Sea el primero en reaccionar

No se publicará

¡Enviado!

Diseño del sitio web y referencias Simplébo

Conexión

Al continuar navegando por este sitio, usted acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, en particular con fines de análisis de audiencia, de conformidad con nuestra política de protección de la privacidad.